Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.

Casa de la Estrella. Donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830.
Casa de la Estrella, ubicada entre Av Soublette y Calle Colombia, antiguo Camino Real donde nació la República libre y soberana de Venezuela en 1830, con el General José Antonio Páez como Presidente. Valencia: "ciudad ingrata que olvida lo bueno" para el Arzobispo Luis Eduardo Henríquez. Maldita, según la leyenda, por el Obispo mártir Salvador Montes de Oca y muchos sacerdotes asesinados por la espalda o por la chismografía cobarde, que es muy frecuente y característica en su sociedad.Para Boris Izaguirre "ciudad de nostalgia pueblerina". Jesús Soto la consideró una ciudad propicia a seguir "las modas del momento" y para Monseñor Gregorio Adam: "Si a Caracas le debemos la Independencia, a Valencia le debemos la República en 1830".A partir de los años 1950 es la "Ciudad Industrial de Venezuela", realidad que la convierte en un batiburrillo de razas y miserias de todos los países que ven en ella El Dorado tan buscado, imprimiéndole una sensación de "ciudad de paso para hacer dinero e irse", dejándola sin verdadero arraigo e identidad, salvo la que conserva la más rancia y famosa "valencianidad", que en los valencianos de antes, que yo conocí, era un encanto acogedor propio de atentos amigos...don del que carecen los recién llegados que quieren poseerlo y logran sólo una mala caricatura de la original. Para mi es la capital energética de Venezuela.

lunes, 24 de abril de 2017

¡Y se dicen herederos del Libertador!





LA ESTÚPIDA IMPIEDAD DE UN RÉGIMEN DESALMADO
Antonio Sánchez García | abril 23, 2017 Web del Frente Patriotico
La proximidad del terrorismo islámico con la narcodictadura venezolana no es casual. Obedece a parecidas  pulsiones genéticas y merece un mismo tratamiento. O se los desaloja o nos desalojan. Hablamos de los aliados consanguíneos del Estado Islámico – ISIS o DAESH, da lo mismo –  infiltrados en el estado venezolano, y a quienes, enquistados en la mal llamada Defensoría del Pueblo,  la ingenuidad opositora pretende recurrir para denunciar y detener sus atropellos.  


Antonio Sánchez García @sangarccs
1
Asistimos a la estúpida impiedad de un régimen tiránico que en su brutal inconsciencia ha terminado por carcomer, corromper y gangrenar todos los valores morales de nuestra institucionalidad democrática, gangrenándose de paso a si mismo. Una cruenta impiedad que bordearía la locura si sólo fuera la expresión de una pandilla de asesinos corruptos y desquiciados, que también lo son. Para nuestro infortunio, como lo fuera en su momento para la Rusia estalinista, la Alemania hitleriana y la Cuba castrista, es muchísimo peor y más complejo que todo eso, por su naturaleza caribeña, corrupta y subdesarrollada: es el extremo de bajeza, miseria moral y ruindad al que pueden descender quienes se sirven de una ideología fracasada, corrompida y extraviada, con la que pretenden mantener con vida su cadáver: los últimos estertores del marxismo leninismo. Una ideología que sea en los gobiernos filo castristas o en las oposiciones a los gobiernos liberal democráticos, aún sobrevive en América Latina por una tara ancestral que se aferra a su última expresión gangrenosa: el caudillismo militarista, el castrocomunismo y una izquierda corrupta, pervertida y alienada a nivel continental y mundial que se solaza y revuelca en el subdesarrollo.
Esa izquierda continental aún disfruta o aspira al Poder para imponer la podredumbre material, moral e ideológica del subdesarrollo, exactamente como también sucede en los países árabes. Porque le garantiza a su numerosa clientela una vida sin responsabilidades, exigencias ni deberes. Y antes que luchar por sacudirse la lacra pestífera del populismo clientelar, estatista o clerical,  y promover una sociedad civil de logros, esfuerzos y emprendimientos, prefiere seguir estirando la mano tras la limosna de los caudillos. Y tampoco por azar dispendiosos gracias a sus pozos petrolíferos. Por todo ello, la proximidad del terrorismo islámico con la narcodictadura venezolana no es casual. Obedece a parecidos condicionamientos, a semejantes pulsiones genéticas y merece un mismo tratamiento. O se los desaloja o nos desalojan. Hablamos de los aliados consanguíneos del Estado Islámico – ISIS o DAESH, da lo mismo –  inflitrados en el estado venezolano, y a quienes, enquistados en la mal llamada Defensoría del Pueblo,  la ingenuidad opositora pretende recurrir para denunciar sus atropellos.  

Ya el análisis del aberrante fenómeno del nazifascismo europeo, con su siembra de odios y su carnicería genocida, tuvo que trascender la explicación estrictamente personalista e individual de esa tragedia. Y enfrentarse a un hecho por demás incuestionable: no era posible atribuir las aterradoras prácticas violatorias, genocidas y devastadoras de los más elementales derechos humanos sufridos por la Europa liberal a manos del nazismo, al simple desquiciamiento de un sujeto y su perversa capacidad de seducir a millones y millones de sus ciudadanos hasta convertirlos en verdugos de sus propios semejantes. Hitler no estaba loco. Estaba perfectamente cuerdo. La enfermedad yacía en lo profundo de una sociedad gravemente enferma, perfectamente permeable al odio, a la matanza, a la carnicería. 
Como también lo estaba la sociedad soviética, que prohijara el matadero de Stalin bajo las mismas coordenadas totalitarias, industrializadas bajo el aparente signo del progreso de una Europa que avanzaba tras del delirio de un desarrollo material, social y tecnocrático que creía indetenible. Fascinada por los avasallantes éxitos de la industrialización, mientras creaba las bases materiales para la sociedad totalitaria. Como lo estaba y lo sigue estando la sociedad que preparó las bases y recibió alborozada el asalto de la barbarie chavista, que hoy despliega toda su saña carnicera.

2
No faltaron los visionarios que advirtieran de ese peligro inminente para la Europa liberal. El 4 de enero de 1849, en medio de los graves sucesos de la llamada “revolución europea” de 1848, que sucediera a la revolución francesa y precediera a la Comuna de Paris y a la revolución bolchevique, el diputado, jurista, diplomático y luego sacerdote Juan Donoso Cortés lo expresó con una asombrosa capacidad premonitoria, filosófica y analítica en un discurso histórico ante las cortes españolas, en el que dibujara el perfil del futuro Armagedón: “Señores: las vías están preparadas para un tirano gigantesco, colosal, universal, inmenso; todo está preparado para ello; señores, miradlo bien; ya no hay resistencias, ni físicas ni morales; no hay resistencias físicas, porque con los barcos de vapor y los caminos de hierro no hay fronteras; no hay resistencias físicas, porque con el telégrafo eléctrico no hay distancias, y no hay resistencias morales, porque todos los ánimos están divididos y todos los patriotismos están muertos.” Vio despuntar a un siglo de distancia al comunismo y al nazismo, esos monstruos gemelos productos inexorables del rumbo que llevaba la sociedad europea y brotados de la más lúcida y deslumbrante de sus utopías: el comunismo marxista. Poco antes, el joven Alexis de Tocqueville, tras recorrer los Estados Unidos de Norteamérica de Oeste a Este y de Norte a Sur, había anticipado que las dos superpotencias del futuro serían Rusia y los Estados Unidos. Una crucial divisoria de aguas entre el totalitarismo soviético o nacionalsocialista, y la democracia liberal que casi dos siglos después aún resiste en grandes extensiones del planeta, mientras Venezuela se arrodilla ante la añeja estupidez y la sombría barbarie castrocomunista.
Así, al análisis propiamente estructural de Donoso Cortés, se unió el deslumbrante complemento del análisis geopolítico y sociológico de Tocqueville. Pero faltaba ahondar en las profundidades del ser europeo para dar con la clave del totalitarismo. Marx Hokheimer y Theodor Adorno, sobre la base de la recién estrenada ciencia del psicoanálisis de Freud y la comprensión del desarrollo de las entrañas socioeconómicas de Marx, llegaron a la conclusión de que tras el aberrante fenómeno del totalitarismo se encontraba lo que llamaron “la personalidad autoritaria”. eje fundamental del autoritarismo autocrático en el seno de las masas. Y una aterradora constatación antropológico cultural: el desarrollo y el progreso arrasaban de la mano de la razón instrumental con los valores más profundos de la civilización, preparando el camino hacia la barbarie y la deshumanización. 
Fue el motivo de una de las obras más importantes del pensamiento europeo de entre guerras: La dialéctica de la Ilustración. Sustentada en una hipótesis aparentemente insólita: a mayor progreso, mayor regresión, y a mayor ilustración, mayor barbarie. Fue el trasfondo de la Teoría Crítica desarrollada en la famosa Escuela de Frankfurt,  así llamada por surgir del seno del Instituto de Investigación Social establecido en los años treinta en dicha ciudad alemana, que además de contar en sus filas con grandes intelectuales, deudores en su gran mayoría de una comprensión estrictamente científica y filosófica del marxismo originario, como los mismos Adorno y Horkheimer mencionados, contara con grandes pensadores alemanes como Walter Benjamin, Herbert Marcuse, Erich Fromm, Jürgen Habermas y otros, dedicados al análisis antropológico cultural del post capitalismo industrial.
3

Lo cierto es que en cuanto al análisis científico de nuestra permanente sumisión al autoritarismo y su barbarie, luego del importante esfuerzo de análisis de sus determinaciones antropológicas y culturales, debidas al positivismo venezolano y muy en particular a la obra de Laureano Vallenilla Lanz y los invalorables aportes de los intelectuales orgánicos del gomecismo y del post gomecismo, como Caracciolo Parra Pérez,  Alberto Adriani, Arturo Uslar Pietri y sus sucesores, Mario Briceño Yragorri, Augusto Mijares, entre otros, las raíces de la barbarie que pudieron ser represadas durante los casi cuarenta años  de democracia saltarían hechas pedazos ante la primera crisis estructural de la economía petrolera y el quiebre del rentismo producto de la baja de los precios del petróleo y la incapacidad de haber asumido con voluntad y coraje el imperativo del liberalismo post gomecista: “sembrar el petróleo”, pensado originalmente por Alberto Adriani y popularizado por Arturo Uslar Pietri. Y sentar las bases sociológicas para una sociedad liberal. Lo único cierto ha sido que, el deseo expresado por Pedro Grases en 1980, citado por Simón Alberto Consalvi, el último heredero de la tradición liberal ilustrada venezolana, en su estudio sobre Augusto Mijares, otro de nuestros importantes pensadores de la venezolanidad, no se cumplió: “Provisto de un excepcional dominio de cuanto ha acontecido en el suceder venezolano desde los días coloniales hasta el momento actual, Mijares ha acometido durante largos años, a través de sus libros, ensayos y artículos, la revisión de las virtudes públicas de que no ha carecido Venezuela, con el designio de formar un corpus de principios que deben sentar tradición.” No sólo no sentaron tradición: ese corpus de principios ha sido brutalmente pisoteado por la barbarie militarista que hoy hunde a Venezuela en la deshonra, la inmoralidad y la miseria.
La barbarie desatada por militares, paramilitares y civiles, cebados con corruptelas, privilegios y granjerías en el asesinato de jóvenes manifestantes absolutamente pacíficos, expresa la costra de viejísimas barbaries, hondamente aposentadas en los últimos resquicios de nuestra identidad, alborotada y reciclada por el chavismo, con sus secuelas de narcotráfico, corrupción y terrorismo y la indignidad de altos oficiales de las fuerzas armadas, que traicionan a diario sus juramentos y deberes constitucionales. Sacudírnosla de encima de una vez y para siempre, es la única alternativa que tenemos los venezolanos de bien que amamos a nuestra Patria y quisiéramos rescatarla del horror en que el militarismo, el socialismo de todo origen y el castrocomunismo nos la han hundido. ¡Y todavía hay quienes no osan llamar al monstruo por su nombre y esperan un gesto de salvación desde sus cuarteles! De ellos, unos no sirven porque ya estaban corrompidos. Otros, porque se rindieron a la corrupción en cuanto uno de ellos se alzó con el Poder. Los más, porque no tuvieron ni la moral ni el coraje de oponerse a la barbarie. Y los menos, porque han guardado un cobarde y ominoso silencio. La estupidez, la inmoralidad y la cobardía, he allí su enseña. Y continúan ofendiendo y ultrajando el gentilicio. 
¡Y se dicen herederos del Libertador!

SUBVERSIÓN / ENTRE LO CIERTO Y LO VERDADERO
Oscar Tenreiro | abril 23, 2017 Web del Frente Patriotico
Lo que sigue no es una Digresión, el título es preciso así como lo son sus consecuencias.
Yo, Oscar Tenreiro, de domicilio conocido, expresándome públicamente a través de este Blog, estoy haciendo, consciente de lo que significa, un llamado a la subversión del pueblo venezolano ante la Dictadura que nos oprime.
Ya perdí la paciencia, como la han perdido millones de venezolanos, la de esperar que los delincuentes que dirigen el gobierno se den cuenta de que la inmensa mayoría del pueblo quiere que salgan del poder y que den cuenta de sus actos. Y digo, como parte de este alegato, con toda claridad, que efectivamente nos están dirigiendo, han confiscado el Poder de un país orgulloso de un pasado con nombres luminosos que ilustran el alcance de la lucha por construir una sociedad afirmada en los más altos valores; nos están dirigiendo repito, lo he dicho muchas veces, una camarilla de delincuentes. Y lo digo hoy abiertamente, directamente, porque no tengo nada que perder, cuento sólo con mi persona y con mi gente querida: Venezuela está dirigida por unos criminales. Diosdado Cabello, el capitán multimillonario, es un ladrón,  existen todas las pruebas que lo demuestran; Tareck El Aissami es un narcotraficante porque la denuncia que desde el exterior se hace está basada en evidencias que él no ha refutado;  se ha enriquecido y opera con testaferros. Aristóbulo Istúriz se enriqueció, directa o indirectamente y ahora es vocero de la ignominia. Y así muchos más, muchísimos hasta el punto de que la Dictadura se ha convertido en un caso único en la historia del robo de los dineros públicos; no los nombro porque sería demasiado largo y muchos de ellos operan en la sombra. Y en el tope de la pirámide está quien en definitiva funciona como su tabla de salvación, ese torpe personaje que se cree la reencarnación del ya fallecido irresponsable, comandante eterno de la maldad, ejemplo en el manejo de la mentira y el cinismo para un sucesor que lo imita de un modo que hierve la sangre; sí, a ese le costará muchísimo demostrar cuando ya no tenga la protección de sus bombas lacrimógenas y sus tanquetas blindadas, que no metió las manos en el tesoro público, que no tuvo privilegios indebidos, que no protegió con su influencia a conocidos e identificados criminales que hoy esperan sentencia.
Y es por su condición de criminales, lo hemos dicho muchas veces, lo sabe toda Venezuela y ya es tiempo de que se sepa con claridad en el mundo entero, que esos personajes nunca dejarán el Poder si no se ven obligados a ello.
Y sólo los obligará la subversión, llegó el momento de decirlo. Ya basta de eufemismos y temor a decir las cosas. Subversión como resistencia, subversión como negativa a volver a la normalidad,  es la única opción que tenemos para que se cumpla el deseo mayoritario, democrático y pacífico, de darle al poder público la indispensable decencia y dignidad mediante unas elecciones limpias que permitan la expresión real y sin interferencias de nuestro pueblo. Con reconocimiento pleno a nuestra legítima Asamblea Nacional. Sin presos políticos.  Subversión expresada en la negativa a ser pasivos. En sostener nuestro derecho a ocupar los espacios de la ciudad hasta que los delincuentes tomen las decisiones que abran el camino eleccionario.

Y a los jóvenes especialmente tiene que dirigirse este llamado. Para recordarles que lanormalidad sería para ellos la continuación del estancamiento pavoroso de un país que en las condiciones actuales no les ofrece nada para su futuro. Ustedes son los primeros que tienen que luchar porque no vuelva la normalidad. Que se mantenga la dificultad, que no cese un entorpecimiento dirigido también a despertar las conciencias de los eternos miedosos, de los pusilánimes de siempre, de los que nunca darán un paso arriesgado a menos que no tengan más remedio. ¡Y de eso se trata, de que no tengan más remedio que decir también como decimos todos que ya basta! A esos jóvenes les recuerdo lo que siempre le he dicho a mis hijos: que ser joven no puede ser una excusa sino un acicate para actuar. Los hijos propios pueden o no hacer caso de estos llamados que hago; los de los otros también pudiera ser que los ignoren, pero todo padre sabe que su deber es hacer llamados y esperar consecuencias, y así como insisto siempre con ellos lo hago ahora con los jóvenes posibles lectores de estas líneas cumpliendo en cierto modo un deber análogo, no de padre sino de ciudadano de edad mayor de este país que sufre. Los increpo y les pido que quiten la mirada de la computadora y las redes, que se alejen de la comodidad del aislamiento y se comprometan lanzándose a su ciudad, al espacio público, a compartir con otros directamente. Viéndoles la cara, compartiendo entusiasmo, una de las mayores gratificaciones de participar en las marchas que los venezolanos venimos haciendo durante todos estos años aciagos de opresión demagógica y falaz. Verles la cara a los que comparten tus angustias en una protesta visible, real, que se puede tocar con la mano, porque para eso, para tocarnos con la mano es que estamos en el mundo: para ser verdaderos, no fantasmas de la electrónica. Y les recuerdo, porque conviene tenerlo presente ya que a veces lo olvidamos, que quienes construyeron la sociedad en la que hemos vivido eran también muy jóvenes, acaso demasiado jóvenes cuando tuvieron que lanzarse a la calle, no sólo a compartir sino a impulsar la anormalidad. Que no pierdan de vista que el 19 de Abril de 1810 Simón Bolívar apenas tenía veintiséis años. Poca edad y sin embargo mucha para pronunciar aquella famosa frase dirigida a los demasiado pacientes: ¿Es que trescientos años de calma no bastan? Poca edad como la de una figura que no es de nuestra cultura ni nuestra geografía pero que resulta un ejemplo extraordinario de responsabilidad adolescente. Hablo de Juana de Arco nacida en una época en la cual las mujeres solo se consideraban aptas para servir, y sin embargo, con sólo diecisiete años dirigió los ejércitos de Francia. No le importó ser niña para sentirse responsable. Y la movió además, eso también es lo que me lleva a nombrarla, un ideal, un principio superior, un amor mayor a todos los amores, amor que anida en lo profundo de toda alma juvenil buscando manifestarse.

Y finalmente quiero llamar a quienes dirigen mi Universidad, la Central de Venezuela donde fui profesor durante treinta y cinco años. Para reiterarles lo que ellos ya saben. Sí Señora Rectora, ya no es posible mantener abierta una Universidad que ha sido sometida a las más escandalosas humillaciones. La Universidad Central de Venezuela tiene que declararse en rebeldía, en apoyo a la resistencia, en voz principal de defensa de la absoluta necesidad de no regresar a normalidad alguna en las condiciones dictatoriales que hoy rigen en nuestro país. También les hablo a mis colegas profesores de la Facultad de Arquitectura. Pretender formar arquitectos en las condiciones venezolanas es una insensatez. En las Facultades de Arquitectura, tradicionalmente, siempre ha habido una conciencia especial de la importancia de reconocer el contexto donde se actúa para poder abrirle paso a una arquitectura con raíces. Y es indiscutible que en el contexto actual venezolano nunca será posible el surgimiento de una arquitectura capaz de convertirse en patrimonio de una cultura. Ese contexto tiene que cambiar porque además de todo lo que he dicho, ha creado las condiciones para convertir en cotidiano el crimen que nos acorrala a todos, sin dejar de nombrar los últimos asesinatos de estos días de protesta, terribles pérdidas que muestran hacia donde quiere llevar las cosas el actual poder político.
Siendo fiel a su historia, siendo fiel a la disciplina que es su razón de ser, disciplina basada en el juego tolerante entre los ciudadanos, obstaculizado hoy por la manipulación dictatorial, la Facultad de Arquitectura tiene el deber de convertirse en vanguardia de la resistencia. En guardián contra la vuelta a una normalidad que no será otra cosa que la aceptación de la hegemonía de la mentira, del cinismo y la corrupción.


La verdadera historia de un proyecto satanico que quiere imponerse en Venezuela a sangre y fuego

UNA TRETA CARGADA DE MALIGNIDAD
Mercedes Montero | abril 23, 2017 Web del Frente Patriotico
El destrozo causado por el Castrocomunismo a Venezuela como país y nación es tan grave que ha asombrado y alarma a nivel mundial y llevado a los venezolanos a un estado de desesperación tal que está a punto de desatarse el equivalente a una guerra civil cuyas consecuencias son impredecibles.

Los males, torturas y vejaciones son iguales o peores que los que Hitler le aplicó al pueblo alemán, con la única diferencia que en vez de hornos tiene cárceles iguales a las que los Castro tienen en Cuba. Los perros de guerra del régimen: militares, paramilitares llamados por el régimen colectivos, el crimen organizado, constituyen un ejército que obedece a ciegas las órdenes de mantener sometido al pueblo venezolano. Hay un poder judicial cuyos magistrados son llamados jueces del horror, ya que las sentencias que dictan y medidas que toman son para darle legalidad -pasando por encima de la legitimidad y verdad- a la denegación de justicia en todos sus aspectos.


Lo cierto es que para este año 2017 todos los indicadores que reflejan el estado de democracia, libertad, respeto por los derechos humanos, economía, educación, salud, alimentación están por el suelo. El discurso del divide y vencerás se ha hecho regresivo. Las masas que hasta la muerte de Chávez seguían al “proceso” ya no pueden aguantar seguir viviendo bajo un régimen que lo único que les ofrece es la mueca, burla e irrespeto por sus vidas y derechos. Los muertos por causas que avergonzarían a cualquier jefe de estado que se respete a sí mismo, presos y perseguidos políticos, es la miseria generalizada que ha llevado a la muchedumbre a una calle que ira en crescendo hasta lograr un cambio, ya que no hacerlo es perecer.

La protesta del 19 de abril de 2017 en todo el país unida a la de los venezolanos en el exterior le habló en forma explícita no solo al régimen de Maduro, sino a una comunidad internacional que si tenía alguna duda sobre el dolor causado a los venezolanos por el régimen Castrocomunista de Chávez-Maduro quedó disipada. Solo aquellos avivados que siguen ordenando a Venezuela se atreverán a negarlo.

Las manifestaciones del rechazo popular hacia el régimen de Maduro no pudieron ser más expresivas, no importó la represión, dolieron mucho los asesinatos de hasta ahora tres jóvenes venezolanos con tiros en la cabeza, son muchos los arrestados; las cárceles están mas superpobladas que el día anterior, las violaciones a los derechos humanos son más crueles; sin embargo un pueblo cansado de las vejaciones está demostrando que está dispuesto a enfrentar lo que sea, con tal de lograr el regreso a la libertad y democracia.


Duele ver que son paramilitares compatriotas que con armas de guerra y gases tóxicos a los que se los ha empoderado para masacrar a otros jóvenes iguales a ellos por el solo hecho de querer ser libres y vivir en paz y democracia, en un país que nos pertenece a todos por igual. Si un daño ha destrozado la venezolanidad es esta irrita y falsa división. Hoy en día hay presos decenas de estudiantes, periodistas, abogados, comerciantes, empresarios y militares por el simple hecho de defender las fronteras, combatir las narco guerrillas, guardar las costas, respetar los principios de unas fuerzas armadas que otrora en verdadera democracia fueran “Forjadores de verdaderas libertades”.

El pueblo venezolano se cansó de aguantar tanta maldad, robo y violencia, un engaño que es compartido entre Castrocomunistas y quienes les hacen el juego, sin parecer darse cuenta que la protesta ha ido creciendo y haciéndose más fuerte y con profunda convicción de recuperar a Venezuela para los venezolanos. Que desean que la justicia sea verdadera, y que los venezolanos asimilemos que nuestro país y nación a nadie pueden serles regalados, que tenemos derecho a vivir en paz y con respeto por todos y cada uno de sus ciudadanos y promover lo contrario no es más que una treta cargada de malignidad. Cierro este articulo reportando que ya son siete los asesinados durante la protestas pacíficas llevadas a cabo por un pueblo que rechaza la esclavitud a la que el régimen Castrocomunista venezolano quiere condenarlo.

La verdadera historia de la Unión Soviética (Soviet Story, en inglés) es una película documental del 2008 sobre el comunismo soviético y la colaboración soviético-alemana previa al año 1941.
Bajo la dirección de Edvīns Šnore y el auspicio del Grupo Unión por la Europa de las Naciones en el Parlamento Europeo, el documental muestra entrevistas con historiadores occidentales y rusos como Norman Davies y Boris Sokolov, y asimismo con el escritor ruso Viktor Suvorov, el disidente soviético Vladimir Bukovsky, miembros del Parlamento Europeo y sus participantes, y sobrevivientes de las masacres soviéticas.


Comunismo, historia de una ilusión (2005)
Título original: Communism, history of an illusion (Alemania)
Género: Documentales > Política / Historia
Duración: 150 minutos.



Empezó con Lenin y terminó con Gorbachev. En los tres episodios de la serie analizaremos los personajes y los eventos clave en el crecimiento de una idea revolucionaria que forzó la caída de un imperio. ¿Cómo pudo esta idea fascinar a tanta gente, incluyendo a muchos intelectuales? ¿Por qué aguantaron la represión, humillación y dificultades económicas que el sistema acabaría produciendo?

Preguntamos todo esto al ex-canciller alemán Helmut Schmidt, a Zbigniew Brzezinski, prestigioso analista americano y ex Consejero de Seguridad Nacional, a Sergei Kruschev, hijo de Nikita y también a prisioneros del Gulag. Analizaremos el impacto de la implementación política del sistema en Europa, Asia y América, concentrándonos en el periodo desde 1917 hasta 1991.

Capítulo: 01. La revolución de Lenin
En la famosa película de Eisenstein, Lenin lidera las masas en la toma del Palacio de Invierno de San Petersburgo, la sede del gobierno ruso. Pero, en realidad, no fue así. Lenin no estuvo presente en los comienzos de la Revolución de Octubre y la toma del palacio no fue ni tan sangrienta ni tan dramática.

En este documental investigamos los mitos alrededor de Lenin y revelamos su verdadera personalidad. Lenin acabó con la presencia de Rusia en la I Guerra Mundial y repartió la tierra de la nobleza entre los campesinos. Estableció una dictadura del proletariado, fundó campos de exterminio y gobernó bajo el "terror rojo". Prohibiendo la existencia de facciones distintas dentro del partido, preparó el camino para la futura dictadura de Stalin.

Capítulo: 02. El Imperio de Stalin

El surgimiento de Rusia como una superpotencia está conectado intrínsecamente con Josef Stalin. Dominó el país como ningún otro líder. Bajo su mandato, la Unión Soviética pasó a ser una de las naciones industriales más potentes. No persiguió una revolución a nivel mundial, sino el establecimiento del comunismo en un único país: el suyo.

Logró el colectivismo en la agricultura a costa de millones de personas muertas de hambre, y desarrolló la industria. Todo el que fue sospechoso de criticarlo acabó asesinado o desaparecido en el Gulag. Después de salir victorioso de la II Guerra Mundial, consiguió una veneración casi religiosa en el país. Veremos el efecto de su muerte en la URSS que comenzaba a enfrentarse a un nuevo enemigo, Estados Unidos y el Capitalismo.

Capítulo: 03. El colapso
En los años 60 la URSS conquistó el espacio. Kruschez ocupó el poder y el país recuperó, en parte, la fuerza y agresividad que había tenido con Stalin. Con la crisis de los misiles de Cuba, la Guerra Fría empeoró. Sin embargo, fue la mala acogida de sus reformas económicas por los funcionarios rusos, lo que le llevó al fracaso. Le sustituyó Leonid Breznhez, el cual instaló un régimen de terror y represión parecido a Stalin. Apoyó la guerra de Vietnam e invadió Checoslovaquia.

Pero poco a poco, con la desilusión de la guerra de Afganistán y la nueva confianza que trajo el Papa polaco a Polonia, empezó a cobrar fuerza el movimiento de los derechos civiles. El pueblo quería un líder moderno y llegó al poder Mikhail Gorbachev. Él creó el periodo de Glasnost, llevando a la Unión Soviética a una nueva etapa democrática. Poco a poco reformó el país hasta que en diciembre de 1991, dejó el poder como el último presidente comunista. Así terminó el fracaso del experimento político más grande del siglo XX. ¿Venció el capitalismo para siempre o el comunismo todavía tiene futuro?

Todos tiemblan: Conciliar en la guerra: ¿la ley o el terror? (1)

Todos tiemblan: Conciliar en la guerra: ¿la ley o el terror? (1)
En una serie numerada, “Todos tiemblan” expondrá las vicisitudes políticas e ideológicas que padecieron nuestros antepasados venezolanos a principios del siglo XIX para construir los pilares fundacionales que nos dan pie hoy


Brueghel: Triunfo de la muerte
Por CARLOS ALFREDO MARÍN @AEDOLETRAS
21 DE ABRIL DE 2017 12:05 AM | ACTUALIZADO EL 21 DE ABRIL DE 2017 14:11 PM
Las tropas sin jefe y vacilantes;
el pueblo dudoso de su suerte…
Simón Bolívar
(20 de septiembre de 1818)
Años después de ser testigo del desastre de la Primera República, Simón Bolívar le dirige una carta a Francisco de Paula Santander el 1º de junio de 1820: “Yo digo que para qué han de ir a Turquía, cuando los españoles nos han transportado el Asia a América; nos han enseñado el Alcorán con sus prácticas, y nos han inspirado por espíritu nacional el terror”. El Libertador expresa así la violencia del enemigo español comparándolo con los pueblos islamitas. El Asia de Atila y los hunos fue traspasado a América por Monteverde, Morillo, de La Torre y compañía… Lógica arriesgada o no, Bolívar entabla una forma de ver el fenómeno de la guerra de independencia en Hispanoamérica. ¿Se salvaría él acaso de tomar el mismo sendero a partir de 1813? ¿Qué fue la Guerra a Muerte sino el pulso del terror de la República?
El terror tiene dos perspectivas. La que se engendra desde el poder tiene la intención de atizar las voluntades en torno a un proyecto ideopolítico determinado. Constituye la máquina de guerra, la esencia ofensiva y defensiva, que puede –siguiendo a la historiadora francesa Mona Ozouf– convertir en roca el sentimiento patriótico. Otra muy distinta es la otra: el efecto que genera la violencia en los hombres y mujeres de a pie. El colectivo se conmociona; pierde sus distinciones sociales, morales, culturales; cae en el silencio adolorido de los desterrados, donde el cuerpo se detiene o desaparece en el solo hecho de la supervivencia. El mundo pierde el sentido mientras que el terror se apodera de todas las formas visibles e invisibles de la realidad.
Monteverde: yo soy el poder
El comisionado realista Pedro de Urquinaona puede complementarnos la imagen que tuvo Bolívar del terror. Podríamos decir que la del bogotano tiende a ser más epidérmica, horizontal. Ser partidario del Rey ni siquiera salvó a Urquinaona de ser víctima de ambos terrores en disputa: el monárquico y el republicano, ambos evidentemente excluyentes y aniquilantes. El abogado y regente sufrió doblemente el tormento de la persecución política. Esta perspectiva nos ofrece muchas ventajas a la hora de comprender la naturaleza de la sociedad miedotizadade la guerra de independencia, y por qué no, la de hoy.
La meta del Comisionado era verificar que el sistema realista entablado en Venezuela luego de la capitulación de julio de 1812 se cumpliese a cabalidad. Es decir, olvidar las conmociones partidistas y establecer la inmunidad de los implicados en el movimiento del 19 de abril de 1810. Sin embargo, escribe Urquinaona, “entre olvidar los sucesos de la revolución y dejarse arrastrar por afecciones e intereses privados; entre no molestar por sus opiniones y anterior conducta a los extraviados, o rodearse de ellos, halagarlos y premiarlos, hay muy grande diferencia”.
El capitán de fragata de la real armada española, Domingo de Monteverde, quien había levantado los pueblos de occidente contra la Primera República desde principios de 1812, se erigió como nuevo mandamás el 17 de julio en San Mateo. Derrotado el ensayo patriota, este oriundo de Tenerife desconoce todo aquello que no se incline a sus servicios. La historiografía del periodo lo señala como el hombre que conquista en términos de las encomiendas del XVI. Su ascenso dentro del movimiento realista supone necesariamente hablar de las tropelías del hombre fuerte –militar, para más señas– quien crea sus propios métodos para legitimar sus designios. Funda, ocupa, dispone y guerrea en nombre de la justa causa contra los rebeldes revolucionarios.
La ley es “innecesaria” 
¿Qué pasó con la Constitución aprobada en Cádiz el 19 de marzo de 1812? En agosto del mismo año se recibió en Caracas el primer ejemplar impreso de este cuerpo de ley. El Cabildo de la ciudad, legitimado por Monteverde, recibió el texto con agrado y dispuso toda su atención para que el Capitán General de facto la proclamara entre todos los habitantes. ¿Dónde colocar esos “refinamientos” jurídicos frente al garrote que imponía las circunstancias? Cuatro meses después, con el rumor de la reacción republicana en el oriente y occidente, Monteverde accedería a celebrar los actos públicos para la jura de la “Pepa” el 3 de diciembre de 1812… Para respetar las formalidades, claro.
Hay que decir que el mayor espaldarazo llegaría el 29 de noviembre de 1812. La misma Regencia del Reino lo nombraría Capitán General de Venezuela, Presidente de la Real Audiencia y jefe político interino del país. Este investimento fue relegado solo al papel. De hecho, la política de amnistía y olvido a lo pasado sería interpretada de “ingenua”. Lo que debía aplicarse era la persecución de los implicados en la revolución de abril y dictárseles sentencias sumarias cuanto antes. “La indulgencia era un delito y la tolerancia y el disimulo hacía insolentes y audaces a los hombres criminales”, escribió el 17 de enero de 1813. Veamos el argumento completo:
“Las provincias pacificadas de Venezuela, no pueden alternar con las que han sido fieles al Rey. Estas encuentran su consistencia en su fidelidad y aquellas en su infidencia y su castigo; resulta de aquí, que así como Coro, Maracaibo y Guayana merecen estar bajo la protección de la Monarquía; Caracas y demás que componían su capitanía general, no deben por ahora participar de su beneficio hasta dar pruebas de haber detestado su maldad y bajo este concepto deben ser tratadas por la ley de la conquista; es decir por la dureza y obrar según las circunstancias; pues de otro modo, todo lo adquirido se perderá: este es mi juicio convencido de lo que es la provincia de Venezuela”. (Las cursivas son nuestras).
Monteverde desautorizó a la Constitución gaditana, colocó a sus más estrechos colaboradores en las jefaturas provinciales –lo que Urquinaona llamaría “el paisanaje canario”–, y se negó a entablar la anhelada reconciliación. El fiscal José Costa Gali, enviado por la Regencia para averiguar las denuncias de todos estos agravios, no tuvo nada que hacer con los arrestos de Monteverde: “A estos excesos siguieron otros mayores; el ejemplo del arrojo y de la insubordinación del comisionado introdujo el desorden y la osadía en todos los demás, y lo que al principio tenía visos de ejecución militar pasó a ser desempeño de las pasiones y las venganzas”, escribió en enero de 1813. Vale aquí detenerse en el interrogante que propone Costa Gali:
“Y ¿es posible, que un país civilizado, en un país católico, en un país en que las leyes respetan la justicia, en la generosa y benéfica España, en el único recinto de la libertad civil y política, donde se acaba de desterrar hasta la posibilidad de un Gobierno arbitrario, se cometan tales abominaciones, tales atentados contra la dignidad del hombre?”


“Geometrías variables”: un dato central en la cultura visual venezolana La exposición “Geometrías variables”, que permanece abierta en la Galería Matanoia (Valencia), es producto de la curaduría de Susana Benko y Jasmine Prince


vereda.ula.ve
 Juvenal Ravelo 
Por SUSANA BENKO
23 DE ABRIL DE 2017 12:31 AM | ACTUALIZADO EL 23 DE ABRIL DE 2017 07:20 AM
El uso de la geometría como elemento estructural y como soporte conceptual en el arte sigue tan vigente en el siglo XXI como lo fue en el XX. Ello ocurre a escala internacional, y en Venezuela, tiene especial significación. Lo tiene porque el proyecto moderno de las décadas de finales de los cuarenta y especialmente en los cincuenta ha tenido importantes implicaciones en diversos ámbitos de nuestra cultura. A ojos de hoy, vemos cómo la geometría, como elemento estructurante, ha llegado a definir una condición inherente de nuestra plástica moderna. Tan es así que nos hemos formado en esta tradición. Así como los expresionismos han marcado un giro trascendente en nuestra plástica, también así ha ocurrido con tendencias diversas que trabajan la geometría tanto en la figuración como en la abstracción. Lejos de considerar el geometrismo como una moda pasajera en aquellos años cincuenta, por el contrario, hoy es parte de la cultura visual de los venezolanos.
La Galería Metanoia inaugura su sede en Valencia con una importante exposición de seis artistas venezolanos que trabajan con la geometría. Con excepción de Julio Pacheco Rivas, todos son artistas abstractos: Nidia Delmoral, Fabiola Sequera, Ángel Hernández, Juvenal Ravelo y Daniel Suárez. Sus obras están aquí reunidas por este motivo formal pero también porque sus procesos creativos están en consonancia con una interesante exploración con la materia y por el soporte conceptual en que los sustenta.
Julio Pacheco Rivas 
Desde la década del 2000, Julio Pacheco Rivas utiliza como herramienta de trabajo los medios digitales y nuevas tecnologías. Estos le han permitido crear múltiples vistas de un objeto, así como concebir espacios a través de estructuras o construcciones arquitectónicas en variaciones ilimitadas. Adicionalmente, la tecnología le ha brindado no solo rapidez en la ejecución sino exactitud y complejidad en las formas, además de calidad insuperable en el resultado final. Con esta tecnología, Pacheco Rivas dibuja y crea imágenes susceptibles a ser transferidas a pinturas o a piezas tridimensionales de mayor escala.
Las “Construcciones” que actualmente presentamos resultan de un proceso gradual de síntesis de las formas a estructuras mínimas, esenciales, en las que el artista ha suprimido completamente el color. Para crear estos espacios, concibió sus estructuras mediante una rigurosa geometría. Estas se ven como siluetas tanto por las cualidades del material (plexiglás, que es idóneo al corte con láser), como por la incidencia de la luz. El resultado: espacios de sombra y de luz. Así, estas “Construcciones” propician una lectura reversible y ambigua de la imagen, entre la figuración y la abstracción, que define el actual proceso creativo de Julio Pacheco Rivas.
Nidia Delmoral
Dos aspectos son distintivos en la obra escultórica reciente de Nidia Delmoral: la creación de imágenes de apariencia sígnica que surgen del tratamiento casi orgánico de la geometría y el uso de la madera. Esta serie se denomina “Umbrales” y es resultado de un proceso gradual de depuración de las formas que esta escultora ha ido realizando en los últimos años. No obstante, para llegar a estas formas nítidas y casi emblemáticas, fue necesario cambiar el modo de trabajar el material. Ciertamente, en los ensamblajes de madera y materiales industriales realizados en años anteriores, las texturas tenían gran relevancia. Ello realzaba el carácter informal de aquellas piezas. Con este recurso, asimismo, la artista también “asentaba” su particular sentido de pertenencia a este territorio pues el tema giraba en torno al petróleo.
Actualmente, Delmoral ha sintetizado su lenguaje al punto que la connotación orgánica –que sigue prevaleciendo en su trabajo– se expresa ahora a través de su peculiar geometría, generadora de formas esenciales y sígnicas. Las diseña previamente a través de medios digitales. De allí la exactitud de los cortes en la madera. En “Umbrales” las piezas modulares bidimensionales crean una relación espacial con las tridimensionales, modo como precisamente “crean un umbral”: un espacio dinámico que activa la percepción del espectador.
Fabiola Sequera
La trayectoria de Fabiola Sequera ha tendido al uso de materiales naturales haciendo referencia, de alguna forma, a nuestras tradiciones primigenias. Para ella es importante “el hacer con las manos” y, por otro lado, mantener en el fondo una claridad constructiva indiscutible. Ya en 1986, cuando llamara a su trabajo de entonces “Ensamblajes textiles”, había señalado el cambio sustancial en su proceso creativo ubicando las piezas en el contexto de la textilería artística contemporánea de tendencia más constructiva y minimalista.
Para esta ocasión, Sequera expone obras realizadas en los años noventa. La particularidad de ellas estriba en su condición abstracta presentando, paradójicamente, significaciones alegóricas. “Pizarra de Nantle” pertenece a la serie en las que la madera, tratada como soporte y pedestal, forma parte de su resolución formal. “Se trata de una pieza ―señala la artista– de marcado sincretismo religioso: la imagen de un confesionario, la piedra intervenida con grafito como vestigio de culturas ancestrales, lo zen…”. Por otra parte, las cajas vidriadas contienen composiciones abstractas “bordadas” en cuero sobre madera. El nombre de la serie, “Pariastros”, fue referido por William Niño en 1991 al contar cómo estas cajas recuerdan a una antigua fábula etrusca en la que un pájaro se transforma en cofre para preservar a los héroes en su interior. Así, las obras de Sequera, más allá de lo formal, van de lo primigenio a lo universal.
Daniel Suárez 
La escultura, el trabajo de manufactura en el taller y la aplicación de nuevas tecnologías en función de los materiales forman parte del mundo creativo de Daniel Suárez. A partir de la década del 2000, no solo abrió el Centro de Arte Daniel Suárez, que funciona como galería y taller, sino que asumió dejar la pintura para trabajar a fondo en la tridimensionalidad. Ello le permitió dominar los recursos empleados para la escultura: materiales, aplicación de pigmentos, tecnología digital, cortes en láser o en router, herramientas industriales que le permiten llevar a término obras de impecable manufactura. La creación de formas abstractas con el apoyo de nuevas tecnologías sigue siendo campo inagotable de exploración.
Suárez ha trabajado desde sus inicios con plena libertad. No concibe su geometría sin alusión a algún referente tomado de la realidad. Esta particularidad hace que su obra genere sentidos múltiples a la vez que, con el tiempo, ha consolidado un estilo que lo define e identifica. De este modo, empleando formas abstractas que pueden oscilar entre lo geométrico y lo orgánico, realiza piezas que pueden perfectamente tratar asuntos propios de la abstracción (composiciones con planos asimétricos, esferas, filamentos, etc.) y, a la vez, sugerir por medio de formas reducidas a lo esencial temas trascendentes como la religión, la música, la naturaleza o la familia.
Ángel Hernández
El uso de las nuevas tecnologías y el trabajo en el taller “potencian”, por decirlo de algún modo, las inusitadas formas irregulares que distinguen las piezas de Ángel Hernández. Su punto de partida son los bocetos a lápiz que, a la manera tradicional, permiten la concepción de estas formas y el diseño razonado de las posibles relaciones de color. Luego, la digitalización permite al artista realizar, con el apoyo técnico del equipo de trabajo del Centro de Arte Daniel Suárez, las pruebas necesarias para calibrar, según el material, el color y la escala, en concordancia con los formatos irregulares.
Los colores vibrantes, planos –aunque a veces con ligeros claroscuros– y la ruptura del formato tradicional son cualidades distintivas de la obra de Hernández, tanto en piezas bidimensionales como en relieves. Su acercamiento al Grupo Madi denota, sin lugar a dudas, su adhesión y afinidad con los planteamientos tan particulares de esta importante agrupación. Cada pieza se presenta como un volumen virtual en el que se configuran planos que parecen crear ilusorias perspectivas según su forma geométrica, las relaciones tonales generadas, así como los cambios drásticos de color. El resultado es una obra vibrante basada en una geometría dinámica, de formas cromáticamente contrastadas y composiciones sorprendentemente inusitadas.
Juvenal Ravelo
La obra de Juvenal Ravelo se distingue, en esencia, por el uso de dos elementos expresivos en diálogo constante sobre una superficie bidimensional: el color y la luz. La composición se organiza, por lo general, mediante la yuxtaposición sistemática, en alternancia y en contraste, de pequeñas formas planas de color, con la intención de producir un efecto de inestabilidad óptica o vibración visual. Cabe agregar dos aspectos de importancia: la direccionalidad a la que apuntan estas diminutas formas de color y la integración de dos medios expresivos que trabaja indistintamente como son la pintura y el relieve. En el primer caso, vemos cómo se agudiza el efecto de inestabilidad según la dirección determinada a la que apuntan los pequeños planos en la composición; en el segundo caso, la incorporación de pequeños espejos y piezas metálicas permiten la “fragmentación” de la luz por su condición reflectante. Estos animan la obra reflejando, como el mismo artista señala, “el colorido ambiental”.
Así, la obra se vuelve un “fenómeno mutable”, cinético. Este principio prevalece tanto en obras de fuerte cromatismo como en las intencionalmente monocromas. En estos casos, las variaciones tonales en consonancia con la luz y la animación generada por el movimiento y el color ambiental son los protagonistas.
Luego de analizar la lógica que motiva esta exposición inaugural en la Galería Metanoia, no queda sino corroborar el sentido de su título: Geometrías variables. Con esta imagen, no solo se alude a la heterogeneidad de las obras expuestas, sino también a la relevancia y posibilidades ilimitadas de creación que tiene el geometrismo en el arte actual venezolano.   
_________________________________________________________________________
Susana Benko. Investigadora y crítico de arte. Miembro de la Asociación Internacional de Críticos de Arte (AICA-Venezuela).



domingo, 23 de abril de 2017

Oigan y vean los testimonios de un pueblo que sobrevive lleno de dignidad a pesar de los horrores sufridos


Por qué la resistencia pacífica es efectiva contra el autoritarismo Los venezolanos ejercen su derecho a la protesta a pesar de la brutal represión de los cuerpos de seguridad del Estado y de la violencia de grupos paramilitares

 Haga click sobre la imagen para agrandarla. Gracias

A pesar de la brutal represión de los cuerpos de seguridad del Estado y de la actuación de grupos paramilitares, la protesta adquiere una dimensión más profunda y gana cada día más adeptos / Abraham Tovar
Por ALY LA RIVA V.
VIDEO: ABRAHAM TOVAR
INFOGRAFÍA: MARÍA ALEJANDRA MORALES
23 DE ABRIL DE 2017 11:37 AM | ACTUALIZADO EL 23 DE ABRIL DE 2017 11:59 AM


Un hombre desnudo con una Biblia en la mano es herido con balas de goma y bombas lacrimógenas mientras pide a guardias nacionales el cese de la represión; una señora ataviada con el tricolor nacional hace retroceder una tanqueta en medio de la asfixia por los gases; una fila de ciudadanos pide paz con las manos en alto frente a un contingente de la Policía Nacional Bolivariana; millones de personas siguen en las calles pese a la represión y a la violencia de grupos paramilitares. En Venezuela la entereza parece superar al miedo. Los venezolanos empiezan a descubrir lo que significa la protesta y la resistencia cívica no violenta, la vía que propone la dirigencia opositora para enfrentar al gobierno de Nicolás Maduro.
En un intento por acabar con la manifestación, generar temor y callar a la disidencia, el Estado arremete brutalmente contra quienes con banderas, pancartas y pitos ya no solo demuestran su descontento por una precaria calidad de vida, sino que también exigen con convicción elecciones, respeto a la democracia y la libertad. Pero paradójicamente, a pesar de los esfuerzos del gobierno, la lucha adquiere una dimensión más profunda y gana cada día más adeptos.
Se busca meter a Venezuela en cintura a juro, pero sabemos que los venezolanos a juro, ni a la esquina. Ya desde el siglo XIX estaba clara la caracterización de este pueblo cuando decían que Venezuela es un cuero seco, que si lo pisas por un lado se levanta por el otro”, afirmó el sociólogo e investigador del Centro de Estudios Políticos de la Universidad Católica Andrés Bello (CEP-UCAB), Daniel Fermín.
Estudios realizados por el CEP-UCAB con chavistas descontentos y ex chavistas han determinado que el miedo es la principal razón para no manifestar. “No obstante, la represión desmedida, lejos de mermar la participación, ha encendido una llama de indignación en los venezolanos, que están determinados a no dejar las calles hasta lograr sus conquistas. Esto es, también, resultado de una estrategia convencidamente no violenta, que es la que hace que la gente se indigne ante la brutal arremetida de cuerpos de seguridad y paramilitares contra un pueblo sin armas”, agregó.
El sociólogo Enrique Alí González Ordosgoitti sostiene que, en la práctica, mientras más masiva es la resistencia pacífica, menos posibilidades tiene el régimen de silenciarla con represión.
Indica que el aumento de la participación de los ciudadanos tanto en Caracas como en el interior del país es una demostración de fuerza que, a su vez, representa un salto político y organizativo. También se envía un mensaje a los cuerpos de seguridad: mientras más arrecies la represión contra manifestantes, más puntos de movilización impedirán que domines a todos.
“De esta manera le dices a las fuerzas represivas: ‘Ustedes están peleando contra todo el pueblo y no pueden vencer a todo el pueblo’. Ese mensaje mina por una parte la moral de los funcionarios y, por otra, la visión política de los directores de esos organismos. Hace que se pregunten: ‘Si esto es tan masivo, y es todo el pueblo el que está alzado, ¿de qué lado me voy a poner yo?’. También se dan cuenta del riesgo de ponerse del lado de una minoría represiva porque, por ejemplo, los organismos internacionales están vigilantes y la violación de derechos humanos no prescribe”, explicó el doctor en Ciencias Sociales y profesor titular en la UCV y  la UCAB.

Es clave entender que el objetivo de la protesta cívica no violenta no es enfrentarse a los funcionarios, sino hacerle entender a los opresores que es costoso reprimir, agrega el analista político Ángel Álvarez.
“Hay que ganar a los represores o al menos una parte de ellos como aliados para que permitan que el movimiento avance. Hay que hacerles entender que se desprestigian si reprimen, que hay sanciones en el futuro por la violación de los derechos humanos. Si no hay esta fractura en el seno de los opresores y estos se mantienen unidos en torno a la represión, el movimiento no logra sus objetivos y se desgasta en el tiempo. Hay que lograr propiciar dudas, conflictos o tensiones internas entre los que dirigen a los organismos de represión”, advierte.
A juicio de Álvarez, la única manifestación que realmente le importa y le preocupa al gobierno es la pacífica, principalmente porque no tiene justificación para reprimirla: “Una manifestación violenta la reprimo mucho más fácil. Es más sencilla de controlar porque además son solo 40 o 50 muchachos con molotov y piedras. Estos grupos, así sean pequeños, perjudican a la oposición y promueven la represión, de forma inconsciente o voluntaria. Por eso hay que desmarcarse permanentemente de la violencia”.

La paz como bandera
El sociólogo Daniel Fermín afirma que la protesta no violenta está lejos de ser, como algunos podrían pensar, una postura pasiva ni “comeflor”, sino que está basada en la acción creativa y organizada, sustentada en la participación masiva y contundente de la gente. Asegura que es especialmente efectiva en la lucha contra gobiernos represivos y autoritarios.
“Hay personas que pueden pensar ‘muy bien, pero eso no funciona contra este tipo de gobierno’, pero es justamente contra este tipo de gobierno represivo y altamente centralizado que la no violencia tiene su mayor efectividad. Ejemplos sobran: Suráfrica, Filipinas, Serbia, Turquía, Ucrania y, más recientemente, Túnez. Todos son casos de cómo la lucha no violenta conduce, si se lleva a cabo correctamente, a un cambio de régimen”, indica.
El investigador del Centro de Estudios Políticos de la UCAB asegura que la evidencia histórica demuestra que la resistencia no violenta causa desafecciones, cambios de lealtades y sube los costos al gobierno, mientras que la violencia disminuye la participación y cohesiona las fuerzas del régimen.
“La dirección política y la organización son cruciales para que la protesta se mantenga en los rieles de la no violencia y se procure la mayor participación posible. Esto es también una vacuna contra los infiltrados”, agregó Fermín.


Constancia y paciencia
Analistas políticos y sociólogos coinciden en que el movimiento opositor está avanzando, pero que debe quedar claro que se trata de un proceso paulatino que requiere perseverancia. Es fundamental ir adquiriendo mayor poder de movilización, de organización y de empoderamiento político.
El sociólogo y profesor del Instituto de Estudios Superiores de Administración (IESA), Ramón Piñango, considera que con la naturaleza del gobierno de Nicolás Maduro la protesta pacífica tiene sentido si es tenaz.
“Se requiere una tenacidad a toda prueba. Debe haber inteligencia, organización e imaginación para mantener a los ciudadanos descontentos con el gobierno en la protesta, a que no se cansen, porque es muy fácil agotarse día tras día. En los países en donde ha habido éxito siempre los resultados no son inmediatos: toman días, semanas y meses. Tiene que haber una clara disposición a mantenerse firmes y cohesionados”, dijo.
Daniel Fermín: “Uno de los retos de la dirigencia opositora, fundamental para enfrentar el agotamiento natural de la gente, es hablar claro a los venezolanos y manejar con seriedad las expectativas de una lucha que es de resistencia. No podemos repetir los errores de la abstención, el paro petrolero y demás episodios que se dieron por hablarle irresponsablemente a las gradas en busca de aplausos. Eso solo deviene en frustración para la gente y pérdida de legitimidad y capacidad de convocatoria para la dirigencia”.
Ángel Álvarez: “Se trata de una intensa lucha sostenida en el tiempo que requiere constancia y paciencia. Generalmente no son movimientos que tienen éxito de forma instantánea, pueden durar meses o años en la búsqueda de la solución a los problemas. También suelen ser perseguidos y reprimidos brutalmente. Pero la respuesta es seguir protestando y mantenerse en la calle de forma pacífica”.
Enrique Alí González: “La resistencia pacífica implica también perseverancia. Significa continuas actividades de calle, ir incorporando a cada vez más sectores de la sociedad venezolana e implica una fuerte represión por parte de un gobierno autoritario (…) no se plantean cosas de películas como ‘salgamos a la calle y no regresamos más nunca”.


Los retos de la oposición
La oposición, de acuerdo con los expertos, se encuentra en un momento de mayor madurez, mayor claridad de metas y mayor fuerza.
La presencia de dirigentes y diputados a la cabeza de manifestaciones ha aumentado la empatía entre la dirigencia y los ciudadanos, afirma el doctor en Ciencias Sociales, Enrique Alí González.
“Hay un crecimiento cualitativo en la relación entre la conducción de la oposición y el pueblo que lo sigue. Los diputados a la Asamblea Nacional, por ejemplo, han cumplido un rol fundamental para crear ese vínculo afectivo”, destacó.
El analista político Ángel Álvarez sostiene que en la protesta y la resistencia cívica no violenta se identifican uno o varios líderes que, más que dirigentes del movimiento, lo simbolizan. En el caso venezolano, el símbolo es la Unidad.
“La Unidad tiene un liderazgo heterogéneo, son muchos. En estos últimos días el rostro se lo han puesto principalmente los diputados jóvenes de diversos partidos. Eso ha refrescado la imagen física de la idea de Unidad, movimiento que intenta democratizar Venezuela”, agregó.
A juicio del sociólogo y profesor de la UCAB, Daniel Fermín, debe insistirse en realizar una convocatoria amplia, que incorpore a todos los factores descontentos y que vaya más allá de los partidos políticos y de la Mesa de la Unidad Democrática, como los sindicatos, los estudiantes, los gremios, el chavismo disidente y las fuerzas vivas de la sociedad.
El camino a seguir, agrega, debe ser insistir en las reivindicaciones populares, en metas claras y concretas como el llamado a elecciones, el reconocimiento de la AN, la liberación de los presos políticos y la apertura del canal humanitario.
“Hoy el descontento es unánime y no solo buscan un cambio los que llevan 18 años oponiéndose al proyecto oficial, sino también los que lo acompañaron hasta ayer e incluso quienes todavía se consideran chavistas. Esta es una oportunidad para que la oposición política se muestre como alternativa de gobierno y así dibujar, junto al pueblo, una propuesta de futuro compartido de país”, ratifica.
Bajo esta misma línea, los expertos consideran que la lucha opositora debe ser capaz de abarcar todos los escenarios. Por eso es que, lejos de las críticas de sectores radicales, aseguran que la situación del país no solo implica calle, sino también negociación. Lo importante es dejar claras las condiciones y avanzar en el cumplimiento de los objetivos.
“Los procesos de este tipo siempre se llevan en los dos planos. No es posible establecer acuerdos con el gobierno que permitan la transición, si no hay un cierto nivel de negociación implícita o explícita. Es absurdo pensar que no es así. No queda más remedio que ejercer las dos fuerzas que tiene la oposición: la presión popular y la negociación. No es inmoral negociar, la política es negociación, lo que pasa es que la palabra en Venezuela está desprestigiada”, agrega Álvarez.
Fermín pide no caer en “simplismos” que hacen ver como opciones mutuamente excluyentes aquellas que no lo son: “Si se convocan elecciones regionales, como un intento por bajar la presión, hay que acudir a ellas y organizarse para arrasar y desmontar así la estructura de apoyo clientelar del oficialismo en las regiones. Votar no es una traición a la lucha de calle, sino precisamente una conquista de esa lucha. La batalla se debe dar en todos los frentes y eso hay que asumirlo sin complejo”.
LEE MÁS

En el mes de noviembre de 2017, el atacir de la conjunción de Saturno y Júpiter llega al lugar de la Luna, eso es un atacir universal que afecta a todo el planeta, pero en Venezuela este atacir se acompaña del ángulo de la cúspide VII, que tambien pesa 10 astrodinas y eso significa que Venezuela este atacir llega a las 30 astrodinas y ese señala un cambio de rumbo en la vida social, politica y económica del país.

VENEZUELA Y EL INFLUJO DEL ÚLTIMO KATUN DE TIERRA

Katun es la palabra de origen Maya que designa al ciclo de 20 años que se forma con la conjunción de Júpiter y Saturno.  Usando la carta del cielo del momento de la conjunción se forma un reloj o una lente del tiempo que permite observar y analizar lo que sucede en el mundo en ese paquete de tiempo.
En la carta del cielo del Katun, como en cualquier otra carta del cielo social, la Luna refleja el estado de la población, de la ciudadanía en general, de las familias, de las madres y de las personas que ejercen de protectores o tienen desarrollada la conciencia social, como aquellos que pertenecen a ONGs humanitarias o dedican parte de su vida a ayudar y proteger a los demás, esas son las personas cuyo estado se refleja de modo especial en la Luna del Katun.
He vuelto una vez más mirada en el reloj del katún porque pienso que este ciclo social es más importante para Venezuela que para ningún otro país del mundo, o mejor, está dejando notar su influencia con especial intensidad en Venezuela, donde el protagonismo de la "oposición" al régimen y a su gobernante está dejándose notar con mayor fuerza. Y eso es así a causa de que la conjunción de Saturno con Júpiter, la pieza clave del reloj, es angular en Venezuela, este par de colosos planetarios se ubican justo en la cúspide de la Casa VII, formando una oposición perfecta con el Ascendente del lugar.

Saturno y Júpiter forman parte de la figura de Semicuadrado cósmico donde la Luna es el planeta focal y por ello el más importante de la figura, el protagonista principal.  La Luna en las cartas del cielo sociales siempre reflejan el estado de la ciudadanía, del pueblo, de las familias y de las mujeres en particular. Parece claro que en Venezuela las mujeres están tomando mayor protagonismo que en ningún lugar del mundo.







Y no añado la fotografía de Cilia Flores para no herir la vista de mis lectores, pero muchos estarán de acuerdo en que ella la que manda en Venezuela y su marido es el mandado.

Todo este sufrimiento del pueblo venezolano va más allá de las fronteras del país caribeño, es como un viento que se une a otros vientos que traen sufrimiento y cambios evolutivos en la humanidad.  La figura de semicuadrado cósmico con Urano en el otro extremo refleja el cambio evolutivo que está viviendo el planeta en estos primeros 20 años del siglo XXI y que en Venezuela se está interpretando la parte más intensa de esta evolución, de este cambio social tan importante.

El semicuadrado cósmico deja notar su influencia a través de sucesos sociales como los que estamos viendo en abril de 2017 e toda Venezuela, donde el nivel de adrenalina de la población está enormemente aumentado en comparación con otros lugares del mundo.

Oiga D. Tito ¿Ya cuando terminará todo esto?

Más que terminar lo que se ve venir es un momento de cambio, un tiempo donde después ya nunca más serán las cosas como eran antes, pero para eso falta un poco de tiempo.

En el mes de noviembre de 2017, el atacir de la conjunción de Saturno y Júpiter llega al lugar de la Luna, eso es un atacir universal que afecta a todo el planeta, pero en Venezuela este atacir se acompaña del ángulo de la cúspide VII, que tambien pesa 10 astrodinas y eso significa que Venezuela este atacir llega a las 30 astrodinas y ese señala un cambio de rumbo en la vida social, politica y económica del país.  

Además en ese mismo mes llega el atacir de la Luna, que siempre representa al pueblo, al lugar de Urano, planeta significador de cambios radicales de giros del 180º, de evoluciones súbitas, pero en Venezuela por situarse en el ángulo de Bajo Cielo, el atacir de la Luna suma 20 astrodinas que sumadas a las anteriores tenemos 50 astrodinas para noviembre en Venezuela y eso significa que al llegar ese tiempo se vivirán cambios sociales de una envergadura extraordinaria y se acabará este desastroso gobierno que a destruido el país.

Hasta entonces habrá que armarse de paciencia porque sacar del poder a la gente que actualmente lo ocupa no es tarea fácil, tiene todo el poder necesario para quedarse eternamente gobernando, como ocurre en Cuba o en Corea del Norte, la diferencia es que las venezolanas no son cubanas y sus hijos tampoco, esa será la fuerza que saque del poder a los actuales gobernantes. Solo hay que insistir y esperar, aunque eso provoque sufrimiento.